sonriepost

¡Sonríe!

Somos felices: Entre un carpe diem y una seguridad que se nos antoja placentera. No existe ningún deseo que vaya más allá de la realidad ofrecida, así estamos bien, todo a nuestro alcance. Vivimos completamente adaptados, aceptados por nuestros iguales y la sociedad. No tenemos razones lógicas para volvernos en contra de la madre patria […]

The_Crow_by_jsdphoto

El romanticismo ha muerto

“Nuvole Bianche” Ludovico Einaudi— Clic para empezar

Nos-Otros

¡Nosotros! Sí, ¡nosotros!

Cansado

Quizá solamente hay una palabra que defina este Estado emocional, afinando en términos, este Mundo emocional: cansado. En vuestra más repugnante opulencia, os rascáis vuestras espaldas, laméis vuestras nalgas mientras os seguís declarando los dueños del Mundo.

trabajador1

Nosotros y ellos

Nos enseñan a odiarnos. Nos enseñan a olvidar quiénes son ellos. Infunden el enfado a nuestro igual a pelearnos entre nosotros por lo que ya es nuestro. Quieren que envidiemos. Ellos pueden tejer la telaraña mientras nosotros nos ataquemos. Nuestra es la culpa y no de ellos. Nos dividen para que no aullemos. Quieren nuestro […]

naranja-21

El gran problema de la naranja

Hace poco tiempo un amigo quiso recordarme una pequeña frase. “Hay que encontrar a nuestra media naranja”, en este dicho puntualizó que nosotros somos naranjas completas, seres que no necesitan encontrar su otra mitad, románticamente hablando.

Propaganda Hawt Girl ver 3

Remember, remember…

En el verdadero Cabaret de Vicio una vez se escuchó una frase: “Recuerda, recuerda, el cinco de noviembre, el complot de la pólvora y la confabulación. No existe motivo para el olvido de la pólvora y la traición”. Ahora desde mi propio vodevil quiero que recordéis el quince de mayo, las voces de los que […]

¡La voie! ¡La verité! ¡La vie!

Creo que esta la primera y única vez que haré mención de un texto. Quiero imprimir en este la gran influencia e inspiración que supuso en mí el cómic de V de Vendetta, la frase ¡La voie! ¡La verité! ¡La vie! es del mismo. Aún recuerdo como se me erizó el vello al observar la […]